KANTABRIA JATETXEA: Tradición Familiar

nº ondojan | nº 105 | mar 2013
Decrease Increase Font size
PDF
Share |

Texto: JOSEMA AZPEITIA. Fotografía: RITXAR TOLOSA

Si hay un restaurante en el Bajo Deba que refleja a la perfección la calidad de la tradición culinaria vasca sumada a la cercanía y la confianza de los negocios familiares, ese es Kantabria jatetxea, una casa de comidas que ha visto pasar 5 generaciones, manteniéndose siempre como una referencia incuestionable en su entorno

El actual restaurante se halla enclavado en lo que fue el antiguo caserío Beheko-Etxea, en el precioso paraje del Alto de Arrate, pulmón de Eibar y zona de ocio provista de bonitas campas, columpios, una vistosa ermita y numerosos caminos que ofrecen un sinfín de posibilidades de paseo y senderismo.

Ni siquiera Maite Iriondo y Lorea Zubiaurre, madre e hija que dirigen codo con codo el Kantabria, son capaces de concretar desde que año funciona como bar-restaurante este establecimiento. Lo que sí puede afirmar Maite es que la abuela de Javier Zubiaurre, quien fuera su marido, trabajó en el mismo. De hecho, madre e hija conforman la 4ª y 5ª generación al frente del local. Y la sexta ya anda correteando entre las mesas del comedor, aportando al local ese delicioso toque familiar de los restaurantes de toda la vida.

En 1974, viendo la potencialidad del lugar, Beheko-Etxea fue sometido a una amplia reforma, pasando de ser un merendero a convertirse en un señor restaurante que puede acoger bodas hasta 180 personas, dotado de un amplio y luminoso comedor con bonitas vistas a los montes de los alrededores y al valle de Soraluze. En frente, destaca sobre todos el Karakate, aunque también se vislumbran perfectamente desde los ventanales del Kantabria montañas tan lejanas como el Macizo de Aizkorri o el Ernio, entre otras muchas.

Kantabria ofrece una cocina tradicional, sin artificios, basada al 100% en el producto de calidad. A pesar de estar en el interior de la provincia, el pescado es el género más cuidado en este restaurante en el que incluso en el menú del día se ofrecen todos los días dos o tres pescados siempre frescos. El día que acudimos al restaurante, sin ir más lejos, el menú incluía Salmonetes, Txitxarro y Cogote de merluza. Ahí es nada. Una variedad difícil de encontrar incluso en muchos restaurantes costeros. En cualquier caso, si queremos conocer la auténtica esencia de Kantabria, no podemos dejar de probar los inigualables Fritos de la casa. Los clientes habituales nunca dejan de pedirlos, y los domingos, en la barra, no dan a basto con ellos. Por suerte, Maite cuenta en la cocina con sus dos hermanas, Maribel y Nerea, que, al igual que ella, lo han aprendido todo en los fogones del restaurante y aseguran ese fundamento femenino, indispensable para que una casa como Kantabria, funcione como un reloj suizo.

Ese fundamento se refleja, por supuesto, en las grandes celebraciones. Son casi 40 años los que esta gran casa lleva celebrando enlaces y eventos y, si algo les ha enseñado la experiencia, es que en una boda hay que volcarse, así que quien elige el Kantabria para celebrar el “sí quiero”, dispone del local a lo largo de toda la jornada... o hasta que el cuerpo aguante.

KANTABRIA JATETXEA
Alto de Arrate, nº 4 - EIBAR
Tf.: 943 12 12 62
www.kantabriajatetxea.com

KANTABRIA JATETXEA: Tradición Familiar

NUESTRA DEGUSTACIÓN: EXQUISITA TRADICIÓN CON CUIDADAS PRESENTACIONES E IMPECABLE PRODUCTO

Cuesta creer, a la vista de lo cuidado de los platos que se sirven en Kantabria, que Maite Iriondo sea una cocinera autodidacta. Pero así es. Esta eibartarra nacida en las proximidades del Alto de Arrate lo ha aprendido todo en la cocina del Kantabria, trabajando, probando, y devorando libros de cocina, una afición que siempre le ha encantado.

  • 1.- Salpicón de marisco:

    Todo está ideal en este plato. Desde el calibre de los numerosos langostinos hasta el exquisito sabor de su vinagreta, elaborada con un delicioso toque de pimiento rojo. Un entrante que sale mucho en las bodas pero que encanta también a los clientes de siempre.

  • KANTABRIA JATETXEA: Tradición Familiar
    1.- Salpicón de marisco: Todo está ideal en este plato. Desde el calibre de los numerosos langostinos hasta el exquisito sabor de su vinagreta, elaborada con un delicioso toque de pimiento rojo. Un entrante que sale mucho en las bodas pero que encanta también a los clientes de siempre.
  • 2.- Kokotxas y cigalitas rebozadas:

    Los fritos, plato imprescindible de esta casa, ya los habíamos probado en una anterior visita, así que en esta ocasión nos inclinamos por otro plato en el que el rebozado cuenta también con un papel fundamental, y es que la fina masa que cubre las cigalitas, lejos de taparlas, potencia el exquisito sabor de estas últimas. Las kokotxas también alcanzan una finura sencillamente espectacular.

  • KANTABRIA JATETXEA: Tradición Familiar
    2.- Kokotxas y cigalitas rebozadas: Los fritos, plato imprescindible de esta casa, ya los habíamos probado en una anterior visita, así que en esta ocasión nos inclinamos por otro plato en el que el rebozado cuenta también con un papel fundamental, y es que la fina masa que cubre las cigalitas, lejos de taparlas, potencia el exquisito sabor de estas últimas. Las kokotxas también alcanzan una finura sencillamente espectacular.
  • 3.- Txangurro en su caparazón:

    Este plato ineludible, que muchas veces, cada vez más, nos lo encontramos precocinado, aquí es 100% casero, algo que salta a la vista y, sobre todo, al paladar. Podemos afirmar sin miedo que es uno de los mejores que hemos degustado en varios años.

  • KANTABRIA JATETXEA: Tradición Familiar
    3.- Txangurro en su caparazón: Este plato ineludible, que muchas veces, cada vez más, nos lo encontramos precocinado, aquí es 100% casero, algo que salta a la vista y, sobre todo, al paladar. Podemos afirmar sin miedo que es uno de los mejores que hemos degustado en varios años.
  • 4.- Crêpes de puerros y gambas:

    Un plato que con solo olerlo nos evoca las cocinas de antaño. Los crêpes ofrecen un maravilloso contraste enre el crujiente de su capa exterior y la bechamel interior, perfectamente ligada.

  • KANTABRIA JATETXEA: Tradición Familiar
    4.- Crêpes de puerros y gambas: Un plato que con solo olerlo nos evoca las cocinas de antaño. Los crêpes ofrecen un maravilloso contraste enre el crujiente de su capa exterior y la bechamel interior, perfectamente ligada.
  • 5.- Besugo al horno:

    Una de las grandes especialidades de la casa. En Kantabria dan una gran importancia a los proveedores y no se juegan todas las cartas a un número. El Besugo, de Tarifa, es adquirido a un proveedor, el Txan­gurro a otro... para asegurar una calidad que queda clara nada más clavar el tenedor al pescado y ver cómo se desprenden las lascas. El refrito, elaborado con un aceite de oliva de primera categoría, lo completa a la perfección.

  • KANTABRIA JATETXEA: Tradición Familiar
    5.- Besugo al horno: Una de las grandes especialidades de la casa. En Kantabria dan una gran importancia a los proveedores y no se juegan todas las cartas a un número. El Besugo, de Tarifa, es adquirido a un proveedor, el Txan­gurro a otro... para asegurar una calidad que queda clara nada más clavar el tenedor al pescado y ver cómo se desprenden las lascas. El refrito, elaborado con un aceite de oliva de primera categoría, lo completa a la perfección.
  • 6.- Solomillo de ternera al foie con salsa de Oporto:

    Antes de pasar al postre, comprobamos que la calidad de la carne se cuida tanto como la del pescado en este local. El punto de cocción del solomillo, al igual que el del foie, son ideales. Otro plato que triunfa en las bodas. Y con razón.

  • KANTABRIA JATETXEA: Tradición Familiar
    6.- Solomillo de ternera al foie con salsa de Oporto: Antes de pasar al postre, comprobamos que la calidad de la carne se cuida tanto como la del pescado en este local. El punto de cocción del solomillo, al igual que el del foie, son ideales. Otro plato que triunfa en las bodas. Y con razón.
  • 7.- Surtido de tartas caseras:

    De Queso, de Manzana, de Fresas con crema... un excelente y goloso final para una degustación inolvidable.

  • KANTABRIA JATETXEA: Tradición Familiar
    7.- Surtido de tartas caseras: De Queso, de Manzana, de Fresas con crema... un excelente y goloso final para una degustación inolvidable.