Miércoles, 16 Agosto 2017
Libro SENDA 2

PATXIKU-ENEA: 40 AÑOS OFRECIENDO CALIDAD Y TRATO FAMILIAR

PATXIKU-ENEA: 40 AÑOS OFRECIENDO CALIDAD Y TRATO FAMILIAR

 

Pocos establecimientos hosteleros logran llegar a los 40 años de vida. El Patxiku-Enea de Lezo lo hizo el pasado 5 de noviembre de manera modesta, sin hacer ruido. De hecho, la fecha coincidió con las vacaciones anuales y la familia Manterola no cambió sus planes para realizar ningún tipo de fasto. Celebrarán sus cuatro décadas de vida con sus clientes habituales, limitándose a ofrecerles la calidad de la que siempre ha hecho gala esta casa, lo que ya de por sí es motivo más que justificado de celebración.

Y es que la calidad ha sido el caballo de batalla desde que abriera sus puertas en 1973 este restaurante, enclavado en un caserío vasco que supera ampliamente los 250 años de edad. Fueron Emilio Manterola y Mª Ángeles Legorburu, padres de los actuales responsables, Aitor y Karmele Manterola, los que decidieron consagrar a la hostelería y la gastronomía lo que había sido el domicilio familiar hasta la fecha. El tiempo les ha demostrado que tomaron una sabia decisión. A lo largo de estas cuatro décadas, Patxiku-Enea se ha convertido en un templo de la parrilla, destino de peregrinaje gastronómico de amantes de la buena mesa de ambos lados de la frontera y visita obligada de cientos de personalidades que no han podido resistirse a los encantos de esta casa. Baste como ejemplo el paso a lo largo de estos 40 años por este restaurante de celebridades como Bertín Osborne, El Juli, Daniel Day-Lewis, Alfredo di Stefano... así como incontables futbolistas de los más diversos equipos y no pocos políticos.

Patxiku-Enea ha sido siempre un local en el que han intentado que la clientela se sienta como en casa. Al traspasar su umbral de entrada, pasamos al vestíbulo, presidido por una barra de cortesía atendida por el cordial Xabier Manterola, primo de los propietarios, camarero eficiente y locuaz que nos ofrecerá un cafecito o un aperitivo para hacer boca mientras esperamos a que nuestra mesa esté lista. A continuación podemos acomodarnos en su precioso comedor de estilo rústico, decorado a la antigua usanza y rodeado de imponentes paredes de piedra, u optar por el comedor exterior, recientemente reformado, dotado de unas cristaleras correderas que permiten que dos de sus cuatro paredes puedan ser completamente abiertas cuando el tiempo lo permite, para alegría de los fumadores.

Producto de primera y cuidada parrilla

En cualquiera de los dos comedores podemos disfrutar de la oferta gastronómica de Patxiku-Enea, sencilla en extensión y grande en calidad, que incluye en sus entrantes un excelente jamón de bellota de Guijuelo, tentaciones como la Ensalada de Ventresca con pimientos naturales asados, platos tradicionales como la Tortilla de bacalao o el Revuelto de hongos o exquisiteces como el Pulpo a la parrilla, una de las últimas incorporaciones a la carta que causa furor. También es de destacar el Foie-gras casero de pato, que se elabora siguiendo la receta del chef de Iparralde Christian Parra, con el que los Manterola guardan una excelente relación y con el que prevén celebrar en breve unas jornadas gastronómicas en Patxiku-Enea.

Pero el fuerte de la carta son, sin duda, las carnes y pescados a la brasa. Cada uno de los géneros cuenta con su parrilla propia para no mezclar sabores y el producto se cuida de manera enfermiza. El pescado se trae todos los días directamente del puerto y se guarda en las enormes cámaras del local para preservar su frescura. Rodaballos salvajes, Rapes de Ondarroa, Besugos y Cogotes de merluza se asan con maestría y se sirven acompañados de un simple refrito para respetar el sabor de cada pieza. Con la carne, tres cuartos de lo mismo. El comensal puede escoger entre la excelente Chuleta de buey, o el no va más: la Chuleta de buey gallego proporcionada por Luismi Garayar, referencia indiscutible en el mundo de las carnes.

Los postres, por supuesto, son caseros y la variedad y el cuidado de los vinos daría para otro artículo en este establecimiento que está de enhorabuena y se dispone a enfilar con el trato humano y la calidad de siempre la década que le separa del medio siglo de existencia. Zorionak!

 


PATXIKU-ENEA
Bº Gaintxurizketa – LEZO
Tf: 943 52 75 45
www.patxiku-enea.com

  • Foto comienzo del artículo: Emilio Manterola y Mª Ángeles Legorburu, flanqueados por sus hijos, Aitor y Karmele Manterola.

    Fotografías: Vista exterior, el equipo del Patxiku Enea, Aitor Manterola junto a las espectaculares parrillas del local y una imagen de Aitor y Emilio Manterola en el aparcamiento del restaurante.