Viernes, 24 Noviembre 2017
Libro Gipuzkoa

A FUEGO NEGRO: Jan, edan, entzun, ikusi... eta ikasi!

| Julio 2011

Texto: JOSEMA AZPEITIA. Fotografía: RITXAR TOLOSA

A FUEGO NEGRO: Jan, edan, entzun, ikusi... eta ikasi!

Inauguramos nueva sección en Donosti Aisia: “Comer de pintxos”, un espacio en el que vamos a ir recorriendo los mejores locales de cocina en miniatura de Donostia y alrededores para demostrar que en Gipuzkoa contamos con un chollo añadido a nuestra gran oferta gastronómica: la existencia de estos establecimientos en los que se puede optar por una comida de lujo, a base de pequeñas raciones, conformando un atractivo menú degustación a nuestro gusto y medida, pagando un precio que en otras latitudes, a la vista de lo consumido, sería calificado de ridículo.

Pero dejemos de divagar para centrarnos en el local que inaugura el espacio: A Fuego Negro, más que un bar de pintxos, un espacio experimental inaugurado el 6-6-6 por Edorta Lamo, Amaia Garcia e Iñigo Cojo, este último hoy en día fuera del proyecto. Edorta y Amaia, hermanos aunque parezca lo contrario, provienen de una familia hostelera de Santa Cruz de Campezo, aunque en principio ninguno de los dos tenía vocación hostelera (Amaia tiró por Empresariales y Edorta por el arte dramático aunque finalizó en la ya extinta Escuela de Hostelería de Oñati). Total que tras un periplo de varios años que llevó a Edorta por NY City y a Amaia por Washington DC y Puerto Rico, ambos coincidieron en Granada donde dirigieron un restaurante en el Jardín Botánico.

Contentos con la experiencia, su siguiente paso fue asentarse en Donostia donde inauguraron el que puede considerarse el bar de pin­txos más original de la villa. Y es que A Fuego Negro es más que un local de cocina en miniatura. La tortilla de patata y las aceitunas siempre presentes en la barra nos dejan claro continuamente que, en el fondo, estamos en una casa de comidas (y que no deje de serlo), pero en los escasos 5 años que lleva en marcha, A Fuego Negro ha sido un laboratorio del que ha surgido un libro de recetas y comics (A fuego negro, pintxos y viñetas), un disco de fusión de sonidos africanos, fotografía y gastronomía en colaboración con Fermín Muguruza (Pintxatu), una línea de camisetas en colaboración con la casa Plata Clothing, varias exposiciones, más de un vídeo y hasta una subversiva y original obra de teatro que mezcla, como no se ha visto hasta la fecha, gastronomía, ciencia ficción y humor.

Con sólo un lustro de existencia, A Fuego Negro ha sido reconocido como Mejor Barra del Estado en el Congreso Lo Mejor de la Gastronomía, se han proclamado campeones de la II Edición del Concurso de Pintxos de Euskal Herria y hasta han sufrido un incendio en su cocina (sí, esas cosas que les pasan a los que juegan con fechas diabólicas al inaugurar sus locales...).  


Hoy en día A Fuego Negro ocupa a cerca de 15 personas cocinando, creando y experimentando en sus fogones. No sabemos si otro mundo es posible, pero Edorta y Amaia nos han dejado claro que otro concepto de bar de pintxos sí es posible. Zorionak!

A FUEGO NEGRO.
31 de Agosto, 31 (Parte Vieja). DONOSTIA-SAN SEBASTIÁN
Tf: 650 13 53 73
www.afuegonegro.com

NUESTRA DEGUSTACIÓN: UNA COMIDA COMPLETA CON MERIENDA INCLUIDA

A Fuego Negro cuenta con un comedor al fondo, en el que conviene reservar. En cualquier caso, optemos por la barra o las mesas, la comida siempre se ceñirá a platos en miniatura. Recomendamos acudir con la mente despejada y abiertos a dejarnos sorprender y seducir por una lluvia de sensaciones visuales y gustativas.








  • 1.- Aperitifak:

    Tres “amuse-bouches” que nos preparan para lo que llegará: Unas ACEITUNAS CON VERMÚ inmejorables, imitadas pero nunca superadas, que no desaparecen de la carta ni a tiros, unas BLACK RABAS de sepia muy adecuadas para tomar con las aceitunas y una cucharada de AJOBLANCO, producto que junto con el salmorejo presente en la pizarra delata el pasado gastronómico andaluz de nuestros anfitriones.

  • 2.- Oreja de cerdo eskabetxada con mole helado:

    Un plato homenaje a México, país admirado por los responsables del local. La receta del mole helado fue una cesión de Arzak y la oreja va acompañada de un chile picante que pide algo más que un solo helado. Por suerte, la carta de vinos de este local también es fantástica.

  • 3.- Paté de hígados de pollo de caserío con espuma de consomé y maíz liofilizado:

    Aunque parece un plato elaborado con desechos, los hígados son de lumagorri, y el proceso de liofilización del maíz requiere no sólo de una gran creatividad, sino de la tecnología necesaria para desarrollarla. Al final, el resultado en boca es clásico y recuerda a la sopa de la abuela de toda la vida, pero en fino.

  • 4.- Ensalada de salmón marinado con cítricos y rabanitos:

    Las mini-ensaladas son una constante de la casa. En este caso, la mezcla del exquisito salmón marinado en casa con las semillas de lino que lo cubren crea un plato ideal para este verano.

  • 5.- Merendola de foie:

    En estos tiempos en que cada vez comemos peor, este plato es un guiño a las meriendas de siempre, sanas y sabrosas, solo que el fuagrás La Piara ha sido sustituido por un Micuit casero extraordinario, enlatado en la propia cocina. La mermelada es de calabaza-vainilla y también está de vicio. Amatxo, quiero más!!

  • 6.- Bakalao confitado carbonado con cebolla:

    Pasamos al pescado con un plato que sorprende por su textura y sabor ahumado. Se sirve sobre mijo con licuado de pimientos.

  • 7.- Mac Kobe:

    No podía faltar otro gran clásico: la mejor hamburguesa de la capi, elaborada con carne de Wagyu, el Kobe burgalés, pan de ketchup y txips de plátano macho que más de uno tragará pensando que son patatas. Una delicia al ojo y al paladar.

  • 8.- Homenaje a la remolatxa:

    Un anti-postre compuesto de bizcocho de remolacha, sorbete de remolacha y remolacha confitada con yogur salado. La remolacha aporta unos matices nada habituales en un postre, que nos llevan de la perplejidad inicial a la satisfacción final. Altamente recomendable, hasta para los golosos.

  • 9.- Trufuas:

    ¿Trufas? ¿Chocolate? ¿Foie? Además, cuando lo sirven echa humo... No entendemos nada... pero están muy buenas. Una excelente manera de endulzar el final.