Domingo, 28 Noviembre 2021

VERDEL: LA RESURRECCIÓN DEL PRIMO DEL BONITO

VERDEL: LA RESURRECCIÓN DEL PRIMO DEL BONITO Imagen 1


Igor Cubillo OJ145

   

 

EL NUEVO ROCANROL

IGOR CUBILLO 
Periodista, economista, equilibrista 
http://loquecomadonmanuel.com

 

 

VERDEL: LA RESURRECCIÓN DEL PRIMO DEL BONITO

 

¿Han oído o leído en alguna ocasión esa teoría referida a la apocalíptica hipótesis de que, horror, si el resto de la humanidad tuviera el insaciable apetito del pueblo vasco las reservas mundiales de alimentos se agotarían antes del próximo eclipse lunar? Sumen esa notoria voracidad a los cruces de acusaciones entre la flota autóctona y la francesa, referidas a quién ha esquilmado qué caladeros, y también la paulatina desaparición de ‘bosques’ de algas, y arrojarán luz sobre la evidente escasez de pescados nobles en el mar Cantábrico. Una poquedad que no sólo afecta a la industria alimenticia, también lo hace a la farmacéutica o biotecnológica. Es difícil no recordar con añoranza aquellos tiempos en los cuales casi bastaba fijar la vista en el horizonte para contemplar a los besugos saltar sobre las olas del Golfo de Vizcaya, pero de esa imagen sólo queda eso, añoranza; los asadores de Orio posan en sus parrillas ejemplares capturados en Azores y Tarifa, la flota se reduce de modo inexorable y el catálogo de especies en peligro de extinción se amplía, cíclicamente, con la sardina, la anchoa, la palometa, el atún rojo… Desastre.

Pues bien, como no hay mal que por bien no venga, es aquí donde entra en juego el verdel, que ha experimentado una resurrección en toda regla al dejar de ser denostado en los puertos vascos de mayor entidad, donde recibía trato de descarte, para convertirse en objeto de deseo de la flota de bajura de Bizkaia y Gipuzkoa, como su primo el bonito (escómbrido como él) y la anchoa. No hace mucho se desechaba, esto es, se arrojaba al mar, se destinaba a elaborar harina de pescado o se exportaba, a veces para hacer pienso para peces o comida para perros; cualquier cosa con tal de no comerlo uno. Hoy continúa ganando enteros en la cesta de la compra y en las cartas de bares y restaurantes de lo más diverso, donde se puede comer en ensalada, croquetas, empanadas, marinado, en tortilla, marmitako… Bienvenido sea. ¡Viva el verdel!

 


ARTÍCULOS RELACIONADOS

    1.- LLAMEN A LA POLICÍA (A LA GASTRONÓMICA).
    2.- EL SOMBRERO PESA MÁS QUE LA CABEZA.
 
   3.- UN SERVICIO SERVICIAL, QUE NO SERVIL.
 
   4.- EL I.V.A., EL VENÍA… Y EL OCTAVO MANDAMIENTO.
    5.- LA SUERTE DE LOS PINTXOS.
    6.- 150 FELICITACIONES Y UN TIRÓN DE OREJAS.
    7.- UNAS SIMPLES Y SUBLIMES PATATAS FRITAS.
 
   8.- VERDEL: LA RESURRECCIÓN DEL PRIMO DEL BONITO.