Domingo, 05 Julio 2020

ES LO QUE TIENE EL AMOR

ES LO QUE TIENE EL AMOR Imagen 1

 Los vinos de Matías Michelini están cargados de energía, electricidad y emoción. Son transparentes y sinceros.

Recuerdo la primera vez que bebí un vino de Matías Michelini. Fue hace ya unos cuantos años en una emotiva cata dirigida, de manera magistral, por el gran Josep Roca en Gastronomika. Aquel vino era su Agua de Roca y aquel momento quedó grabado en mi memoria. Pocas veces he visto un nombre tan bien puesto en una etiqueta. 

No fue una cata técnica, ni mucho menos. La cosa no consistió en “oler y beber”, sino en “escuchar y sentir” lo que contaban aquellos vinos acerca de sus creadores. Porque muchos vinos son precisamente eso,  fiel reflejo de la persona que los ha creado. Recuerdo aquel Agua de Roca como un vino austero, tímido en aromas pero recto, afilado y profundo en el paladar. En cierto modo, así definía también Josep Roca a Matías Michelini en su magnífico libro Entre viñas, viaje al alma de los vinos: «delgado, fibroso, de facciones afiladas, austero en el trato de primeras pero alegre y amigable después, humilde, transparente, genuino». 

Después de aquella emotiva sesión, he tenido la oportunidad de beber varios de sus numerosos vinos, leído bastante acerca suyo y escuchado en varios de esos directos de Instagram con los que tanto hemos disfrutado y aprendido durante el reciente confinamiento. La biodinámica es su camino para conseguir su verdad. Comenzó a aplicarla cuando se percató de que, los vinos que realmente le emocionaban, fueran del lugar que fueran, concidía que eran biodinámicos. 

Sus vinos siempre están cargados de energía, electricidad y emoción. Podrán gustarte más o podrán gustarte menos, pero nunca hay maquillajes. Son transparentes y sinceros.

Uno de sus proyectos más recientes le ha traído a Navarra. El destino quiso que su vida se cruzara con la de los hermanos Iñaki, Mikel y Xabi Sanz de Viña Zorzal para elaborar vinos conjuntamente. El idilio, desde mi punto de vista, ha resultado un éxito rotundo. “Miche” ha originado un soplo de aire fresco con su nueva interpretación de diferentes terruños en Fitero y Cintruénigo. Su visión del vino le permite obtener resultados novedosos y esperanzadores en Navarra. Intenta transmitir el paisaje del que proceden desde un estilo más actual: vinos frescos, ligeros y de trago largo. Han establecido, de manera inteligente, una clasificación interna para sus vinos a modo de pirámide, comenzando por la cúspide: “Vino de parcela única”, “Vino de parcela”, “Vino de paraje”, “Vino de pueblo” y “Vino de comarca histórica”. Hasta la fecha han producido poquísimas botellas bajo cinco etiquetas peculiares y llamativas: GarnaCHE, clasificado como “Vino de Paraje”; La Peli, Jirafas y La Moribunda, como “Vinos de Parcela” y todos ellos pertenecientes a la serie Pequeñas Puertas; y Corral del Mate, perteneciente a la serie Punto de Fuga y clasificado como “ Vino de parcela única”. Desde mi punto de vista, se trata del proyecto más ilusionante de la región, junto al iniciado por los gipuzkoanos Jon Aseginolaza y Pedro Leunda en 2016 con sus magníficos Kauten, Otsaka, Cuvée, Matsanko, Santa Zita y La Torraza.

Si tenéis interés por conocerlos, podéis encontrarlos en nuestra pequeña tienda on line www.essenciawine.com

Salud!

 

+ ARTÍCULOS RELACIONADOS

dani essencia2918 web

  

ESSENCIA DE VID 


DANI CORMÁN

ESSENCIA WINE
General Echagüe 2 (Parte Vieja) - DONOSTIA-SAN SEBASTIÁN
Tf. 943 32 69 15
info@essenciawine.com
www.essenciawine.com