Domingo, 28 Noviembre 2021

ARGENTINA

ARGENTINA Imagen 1

Como ya hemos reseñado anteriormente, Mendoza es la región donde se concentra la mayoría del viñedo del país, con unas 150.000 ha. La variedad de uva estrella es la Malbec.

A diferencia de la mayoría de los países vinícolas del Nuevo Mundo, en Argentina siempre ha existido una vinculación muy importante con el vino. Hoy en día está considerada, sin lugar a dudas, como la bebida nacional. Su consumo, que supo marcar récords per cápita a mediados del siglo XX, hoy se estima en los 24 litros por persona y año, es decir, que consumen aproximadamente el 70% del vino que elaboran, siendo la exportación un hábito de los últimos veinte años.

La llegada de la vid a Argentina tuvo lugar en 1551, procedente de Chile, al ser introducidas plantas de uva País (Listán Negro) y Moscatel por algunos habitantes de la provincia norteña de Santiago del Estero. Unos años más tarde llegaría a Mendoza, región árida, solitaria y muy poco habitada en aquellos momentos. Hoy en día, Mendoza produce el 70% del total del país.

Pero la gran expansión de la viticultura en Argentina se produce con la llegada masiva de inmigrantes europeos en la segunda mitad del siglo XIX y comienzos del XX. Algunos de ellos, bien conocedores del quehacer vinícola, trajeron nuevas técnicas de viticultura, elaboración y variedades de uva que encontraron un lugar privilegiado para su cultivo.

La llegada en 1950 de Môet & Chandon supone también un momento importante en la historia, haciendo de los vinos espumosos un producto muy popular y consumido en la Argentina actual.

A partir de 1990, arriban desde Europa importantes inversiones de bodegas francesas, italianas y españolas, lo que favoreció el desarrollo del país y su mayor visibilidad en el mundo.

Argentina siempre ha sido un país en constante búsqueda por la mejora de la calidad. Una de las pruebas más fehacientes de ello es la creación de la Escuela de Enología de la Quinta Agronómica, en Mendoza, a comienzos de 1900, con la finalidad de otorgar la capacitación de los técnicos que llevaban a cabo la actividad. Lo que hasta entonces se había desarrollado al impulso de la voluntad y la experiencia, se convierte a partir de ese momento en un movimiento basado en la ciencia y el estudio. Por ello, se lo considera un verdadero hito que marca el antes y el después de la cultura vitivinícola del país.

La cultura de vino se respira a lo largo de todo el territorio. Lo primero que ves cuando aterrizas en el aeropuerto de Mendoza es un viñedo, pero lo mejor es que el propio aeropuerto produce un vino a partir de esas uvas! 

DANI ARGENTINA 3 wOJ197Posee un mercado interno muy fuerte, aunque cada vez dedica un mayor volumen a la exportación. A día de hoy es el mayor productor de Latinoamérica y el 5º a nivel mundial, con una superficie de viñedo de unas 225.000 hectáreas, divididas en doce regiones o provincias. A excepción de las regiones patagónicas y la zona de Buenos Aires -entre ellas no pasan de las 4.000 hectáreas- el resto de la viticultura se desarrolla en las estribaciones de los Andes, en un clima continental, casi desértico de montaña, entre los 500 y los más de 3000 metros de algunos viñedos en la provincia de Salta. En algunos lugares como Cafayate, presumen de tener sol todos los días del año. La ausencia de precipitaciones es característica común en estas regiones y raro es el año en que sobrepasan los 200 litros por metro cuadrado. Es por esto que, la agricultura en Argentina, siempre se ha valido del aprovechamiento del agua del deshielo de la cordillera, creando un ingenioso sistema de canales y compuertas para el riego, antes incluso de que llegaran los colonizadores españoles.

Como ya hemos reseñado anteriormente, Mendoza es la región donde se concentra la mayoría del viñedo del país, con unas 150.000 ha. La variedad de uva estrella es la Malbec, la cual alcanza algunas de sus mejores expresiones en el Valle de Uco y especialmente en algunos enclaves donde predominan los suelos calcáreos. 

En los últimos años, Argentina está experimentando una nueva revolución llevada a cabo por varios productores en búsca de vinos con carácter y personalidad, con altas dosis de terroir. Vinos que muestren su origen a través de una viticultura respetuosa y una vinificación no intervencionista. Hasta hace unos pocos años tan sólo se hablaba de vinos de Mendoza, pero actualmente ya se están estableciendo diferencias entre zonas, como Altamira, San Pablo, Gualtallary, etc. Estas subzonas son también realmente extensas, lo que inevitablemente está llevando a nuevas subdivisiones de cada una de ellas, atendiendo a sus peculiaridades de suelos y clima. Probablemente, los dos productores más mediáticos sean Matías Michelini y Sebastián Zuccardi, auténticas puntas de lanza en este cometido, aunque son ya multitud de jóvenes enólogos y productores los que están cambiando su filosofía en búsca de vinos más auténticos y singulares.

Y por cierto, Argentina no es sólo Mendoza. Algunos vinos más que interesantes comienzan a asomarse desde regiones extremas mucho más al sur, como Río Negro Neuquén o Chubut, lo que será motivo de un próximo artículo en esta sección. 

En fin, Argentina, un paraíso para todo amante del vino.

¡Salud amigos!

 

+ ARTÍCULOS RELACIONADOS

dani essencia2918 web

  

ESSENCIA DE VID 


DANI CORMÁN

ESSENCIA WINE
General Echagüe 2 (Parte Vieja) - DONOSTIA-SAN SEBASTIÁN
Tf. 943 32 69 15
info@essenciawine.com
www.essenciawine.com