Martes, 25 Julio 2017

PIÑUDI: La buena esencia, en frasco pequeño

| Marzo 2013

Texto: JOSEMA AZPEITIA. Fotografía: RITXAR TOLOSA

PIÑUDI: La buena esencia, en frasco pequeño

Suele suceder que los locales más modestos son a veces los que mayores sorpresas nos proporcionan. Esto es lo que nos sucedió en 2011, cuando empezamos a frecuentar el Piñudi, un bar frente al cual habíamos pasado en incontables ocasiones sin dar el paso a traspasar el umbral, y eso que su responsable, Óscar Campo, ya llevaba para entonces cinco años al frente del mismo.

Pero al final lo hicimos, cruzamos la puerta y conocimos un universo del que luego, una vez probado, cuesta desengancharse. Y es que Piñudi es uno de esos locales que mantiene la filosofía de las tascas de antaño, en los que la confianza y el trato cercano priman sobre todas las cosas, en los que el cliente es servido antes de que pida nada, en los que a uno le cuidan como si fuera de casa. Piñudi es, curiosamente, un local en el que, en el día a día no abundan los turistas sino más bien los amigos, los clientes habituales y la fauna local compuesta por txikiteros de la Parte Vieja y hosteleros de locales de los alrededores. Eso sí, el día que llegan los turistas, estos copan el bar, ya que Piñudi es el “centro de operaciones” de la agencia de viajes Stoke Travel, una empresa políticamente incorrecta a más no poder, que se dedica a acercar a Donostia y alrededores a grupos de turistas sedientos, y nunca mejor dicho, de alcohol, juerga y cachondeo. En Piñudi encuentran todo ello junto, así como una variedad gastronómica que, lejos de limitarse a los pintxos que comentamos en la página contigua, incluye una amplia selección de Hamburguesas, Bocadillos y Brochetas que dejarán más que satisfecho al más hambriento de los clientes, sea éste local o foráneo. La variedad de croquetas caseras es también una de las más vistosas de la ciudad, y quien quiera apretarse el cinturón no puede dejar de aprovechar el amplio “Pintxo-pote” que en el caso de este bar se ofrece casi toda la semana (Martes, miércoles, jueves y domingo) de 7 a 9 de la tarde. A lo largo del mismo, las cañas y los crianzas se cobran a 1 euro, y por un euro más se ofrece un pintxo que cambia cada día. El día de nuestra visita, por ejemplo, se podía elegir entre Bacalao ajoarriero, Albóndigas, o... ¡pintxo de Lentejas!

Ya lo saben, si tienen hambre o sed a lo largo de su travesía por la Parte Vieja, no dejen de visitar el Piñudi. Óscar, Esti y el recién incorporado Ibra se encargarán de ayudarles a reponer fuerzas para seguir la ruta con una sonrisa en los labios.

 

PIÑUDI
Narrika, 27 (Parte Vieja) - DONOSTIA


 

NUESTRA DEGUSTACIÓN: Pintxos xl, generosos y suculentos

Óscar Campo no se anda con tonterías. “Quiero que quien se coma aquí un pintxo, salga agusto” afirma este veterano hostelero. Así que además de un buen producto, Óscar ofrece una buena cantidad del mismo. Los pintxos son, desde luego, de una generosidad remarcable.

  • 1.- SETAS A LA PLANCHA CON JAMÓN:

    Cualquier pintxo o ración con jamón en el Piñudi cuenta con la garantía de Rodríguez Sacristán, elaborador de Cuéllar (Segovia) que obtiene unos jamones espectaculares. Si lo combinamos con unas setas perfectamente hechas a la plancha, el resultado es sencillamente irresistible.

  • 2.- QUESO DE CABRA A LA PLANCHA:

    En Piñudi le tienen perfectamente cogido el punto de calor a la plancha para que ésta esté bien caliente, pero no en exceso, al hacer el queso de cabra, de forma que de manera totalmente natural se crea la capa de crujiente que le aporta una textura ideal. Éste es uno de los pintxos más exitosos del bar (Óscar nos confiesa que en verano pueden llegar a agotar más de 4 rulos de cabra a la semana) y se acompaña de una mermelada de higo y un balsámico, también de higo, que combinan a la perfección con el cremoso queso.

  • 3.- KOKOTXAS DE BACALAO REBOZADAS:

    Un jugoso bocadito acompañado de una fina vinagreta que le dota de un curioso contraste.

  • 4.- BACALAO AJOARRIERO:

    Más que un pintxo, estamos ante media ración. Sorteando las dificultades que conlleva una cocina de proporciones tan reducidas, en Piñudi elaboran un ajoarriero de primera, con la cebolla y el pimiento confitados a punto de caramelo y una salsa de tomate casera y suculenta. Un pintxo para comer a cucharadas soperas.

  • 5.- JULIETA:

    Uno de las últimas creaciones del local. El hermoso y jugosísimo pedazo de foie se acompaña de una salsa elaborada con balsámico de vino tinto y Martini. Rico, goloso, adictivo.

  • 6.- BROCHETA DE POLLO CON SALSA DE MOSTAZA:

    El secreto de esta brocheta radica en el punto del pollo, que no se hace en exceso, y la salsa de mostaza, que lleva miel y caramelo y aporta un toque fuerte y a la vez dulce al conjunto. En versión reducida, a veces se sirve en el Pintxo-pote.

  • 7.- PIÑUDI:

    Un clásico de la casa: Solomillo de pato con foie y balsámico de higos. Pura armonía.

  • 8.- STOKE:

    Mini hamburguesa elaborada con carne, queso, bacon y huevo de codorniz, en honor a la agencia de viajes que utiliza el bar como su cuartel general. En el plato va acompañada de unas gotas de ketchup, mostaza y mayonesa, con lo que el pringue está asegurado. Un pintxo para disfrutar.

  • 9.- JIMMY:

    Otro pintxo en homenaje a la gente de Stoke, en concreto en honor a Jimmy, profesor de surf y responsable de la agencia. La fórmula no podía fallar: solomillo de buey viejo poco hecho y una hermosa rebanada de buen foie de Iparralde. Suculencia y sabor en estado puro.

  • 10.- BROCHETA DE SOLOMILLO DE IBÉRICO CON BACON:

    Una de las últimas y más atractivas apuestas de este pequeño gran bar.