Miércoles, 28 Junio 2017

LITEO LEIBAR: TODO POR LA BIRRA

LITEO LEIBAR: TODO POR LA BIRRA

La de Liteo Leibar es una cara muy conocida en el mundo de la hostelería guipuzcoana. No en vano este donostiarra del que no hay que mencionar el apellido para hablar de él entró, con la tierna edad de 14 añitos, en la distribuidora de su tío, Amador Aldama, que entonces llevaba conservas y vinos. A pesar de que la empresa siempre ha sido de pequeño tamaño, adquirió una cierta notoriedad entre 1995 y 2010 cuando llevaron en exclusiva la cerveza alemana Warsteiner, que durante aquellos años pegó muy fuerte en Gipuzkoa. Fue en aquel periodo, concretamente en 2003, cuando Liteo se hizo cargo de la empresa al jubilarse su tío. A partir de entonces todo vino en cadena: Warsteiner le retiró la exclusividad en 2010, Liteo pasó a llevar otra gran casa, Veltins, además de otras muchas cervezas de importación, y en 2014 empezó a dedicarse a la distribución de cervezas artesanas. “Nunca había distribuído cervezas artesanas, pero ví que empezaba a convertirse en un tema interesante, además me gustaban mucho, sobre todo tras un viaje a New York en el que pude conocer y degustar a fondo el fenómeno.” Así pues, Liteo, con la ayuda y las recomendaciones de Mikel y Antonio, de la Cervecería Boulevard de Irun empezó a llevar la distribución de diferentes casas artesanas. Emmpezó con Bidassoa Basque Brewery, de Irun, siguió con La Quince de Madrid, al año siguiente empezó con Mala Gissona de Oiartzun... y a día de hoy cuenta con un catálogo de más de 250 cervezas y un stock que actualiza todas las semanas, enviando las actualizaciones a todos sus clientes, que abarcan desde personas y establecimientos donostiarras hasta clientes de Escocia, Estonia, Estados Unidos...

Liteo está encantado con el boom que está experimentando la cerveza artesana, que relaciona directamente con la mejora en el paladar de la gente y las redes sociales. “La gente de ahora prefiere calidad a cantidad. Y muchos amantes de estas cervezas están dispuestos a pagar 10-15 euros por una buena botella, igual que se hace con un vino. Eso sí, mientras en otros sectores se mira al envase, en este mundo la gente mira a lo que hay dentro. Hay que tener en cuenta que mucha gente incluso hace su propia cerveza, pero siguen consumiendo cervezas artesanas de marca. A fin de cuentas, hacer una cerveza es fácil, hacer una buena cerveza es difícil, y hacer una buena cerveza todo el tiempo es de expertos” afirma convencido.

Para ayudarle con la gestión de tantas cervezas y su comercialización, Liteo cuenta con la colaboración de Txomin Garmendia, zarauztarra que llevó 4 años el Never Stop de Reyes Católicos, primer bar donostiarra con 10 grifos de cerveza artesana. Precisamente fue con Txomin y con su gran amigo Javier López “Batallas” con quienes compartimos mesa en la sociedad Mons de Intxaurrondo para elaborar este artículo. Liteo y Batallas nos ofrecieron un gran alarde culinario con Kokotxas al pil-pil, Tortilla de bacalao y Carrilleras que fueron maridadas con las más variopintas cervezas artesanas, llamándonos poderosamente la atención la mexicana “Dios Mío”, elaborada con chiles que le transmiten un gusto picante que maridaba especialmente bien con la comida propuesta.

La sobremesa sirvió para que Liteo, Txomin y Batallas nos pusieran al día acerca de los establecimientos más interesantes de Gipuzkoa para disfrutar de una buena cerveza artesana. Tome nota pues, el lector o lectora, de la selección propuesta por estos locos de la birra:

En Donostia: Drop (Reyes Católicos), Akerbeltz y Etxeberria (Parte Vieja), Auñamendi (El Antiguo), Desy, Mala Gissona y Robinson (Gros), Kaña Bikaña (La Zurriola) y Aldazabal (Loiola). 

En la provincia: Boulevard y Estebenea (Irun), Basque y Etxeberria (Hondarribia), Kantoi y Sugaar (Ordizia), Iri­zar Etxea (Beasain), Motz y Berri (Urretxu), Kukue (Legaz­pi), Ez dok (Eibar), Arrasate (Arrasate), Marley (Zarautz), El Caserío (Hernani) y Charlie Chaplin (Azpeitia). 

Liteo no puede estar más satisfecho ante el auge que está tomando el fenómeno de la cerveza artesana en Gipuzkoa, y subraya la aparición de casas que, en su opinión, lo están haciendo muy bien, como Mala Gissona, Bidassoa Basque Brewery, Zarautz Beer, BBP o Gross, que va a abrir pronto su propia fábrica en Donostia. Por supuesto, Liteo y muchas de sus cervezas estarán presentes en la Txingudi Beer Week del próximo mes, una buena ocasión para conocer a este carismático amante de la cerveza y sus productos.