Miércoles, 19 Junio 2024

EL MUNDO DE LAS “LECHES” VEGETALES

 

En este número seguimos con la leche a vueltas. En este caso del boom de las bebidas vegetales, que popularmente las llamamos “leches” vegetales. Desde 2017 la normativa europea impide la denominación comercial de “leche” en productos que no sean de origen animal, con la excepción de la leche de almendras.

Dicho esto, las bebidas vegetales se han convertido en un sustitutivo cultural de la leche animal, sobre todo para las personas vegetarianas, veganas, intolerantes a la lactosa o alérgicos a la proteína de la leche. Y con tanto marketing y oferta de este tipo de bebidas muchas personas las compran pensando que son más saludables que la leche de animal. Pero ¿qué hay de cierto en esto? ¿Son una alternativa más saludable a la leche de vaca?

Pues depende. Depende de frente a qué la comparemos, y especialmente depende de qué leche estemos comprando. 

La leche de vaca, independiente de cual compremos, su composición está estandarizada. Está muy regulada la cantidad de proteína, grasa y lactosa que debe llevar la leche, sobre todo para evitar el fraude.

Con las bebidas vegetales no sucede eso. Tenemos bebidas vegetales muy buenas en composición; también otras que son auténticos batidos azucarados poco saludables o las que son aguachirri.

A la hora de elegir una bebida vegetal tenemos que saber qué estamos buscando en ella: sustituir a la leche en su composición nutricional, por unas necesidades dietéticas concretas, para elaborar recetas de cocina sin usar productos de origen animal....no es fácil con tantas opciones.

Para saber la calidad de la bebida que estamos comprando lo primero es mirar el etiquetado: comprobar que no tiene azúcares añadidos, ni grasas añadidas de mala calidad, ver el % de materia prima que tiene.

Para usos culinarios o buscando la que más nos guste por su sabor todas son diferentes en sabor y textura.

Dentro de las bebidas vegetales hay un montón de opciones diferentes:

De cereales: arroz, avena, espelta... tendrán principalmente hidratos de carbono. Hay veces que les añaden alguna grasa vegetal para texturizarla, aunque no de siempre de buena calidad.

De frutos secos: almendra, avellanas...tienen más textura, más de grasa de buena calidad.

De legumbres o de Soja: que sería la bebida vegetal más completa y más similar en su composición a la leche de vaca.

De semillas: sésamo, alpiste…

Y a mí me viene a la cabeza,como las modas vienen y van, y pienso en el éxito o no, que tendría la rica horchata que vendían en la antigua Heladería La Española, ubicada al final de paseo Colón, nada más cruzar el puente de Santa Catalina...una rica bebida refrescante y natural. Hoy estaría catalogada cómo bebida vegetal de chufa.

A más de uno nos refrescó muchas tardes calurosas, pura delicia!

 

   
DIETÉTICA
y alimentación

 

Carolina Rïn
Dietista Colegiada nº 1887