Lunes, 14 Octubre 2019
Libro IRUÑA

    Portada OJ181

     

    Revista nº 181

    Octubre 2019

     

     

     

     

     

     

    EL FIN DE LA BRETXA

     

    Desde el pasado mes de agosto, el Mercado original de la Bretxa, ya no existe. Hasta ahora, a pesar de haberse convertido interiormente en un feo centro comercial, a pesar de la presencia de McDonalds en una de sus esquinas, el edificio todavía guardaba su dignidad, y el mercado, todavía mantenía una cierta filosofía de mercado público: tenía una puerta principal por la que la gente podía pasar y circular de un lado a otro y que se utilizaba para acceder a la Parte Vieja, para resguardarse de la lluvia y el mal tiempo...

    Ahora lo que era la entrada principal del Mercado de la Bretxa es la entrada de Forum. Ya no hay espacio público. Ya no nos podremos resguardar de la lluvia a no ser que queramos entrar en un maldito centro comercial.

    Pero no solo es eso. Una vez abierta la caja de los truenos, han permitido instalar unos gigantescos paneles comerciales en las paredes del Mercado. Y la poca elegancia que le quedaba al edificio ha muerto con su venta al mejor postor. Este Forum, además, se inauguró sin esperar a que acabaran las obras, escenificando clarísimamente ese ansia por vender, por hacer caja. Y mientras las masas comenzaban a entrar por la puerta principal del difunto mercado varios operarios seguían rompiendo las paredes de piedra del mercado para sustituirla por cristaleras llenas de agresivos mensajes publicitarios. Hubo quejas por el Kursaal, pero esto es una aberración todavía mayor, un insulto a la ciudadanía, una falta de respeto al comercio local, un crimen de lesa humanidad.

    Porque el edificio de la Bretxa era un bien de la ciudad. Estaba protegido por su carácter histórico. A partir de ahora será un panel publicitario como los que pueblan zonas industriales, carreteras y autopistas. Y dicen que el edificio de la Pescadería, el de la parte de atrás, va a correr la misma suerte. Que la piedra será sustituida por cristaleras que, es de suponer, lucirán igualmente paneles publicitarios y letreros de neón.

    Por no decir lo que esto tiene también de simbólico en otro sentido, el gastronómico: la Parte Vieja, lo que fue en su tiempo símbolo mundial de la buena cocian, saluda hoy al visitante con McDonalds a la derecha y Burger King a la izquierda, por obra y gracia del Ayuntamiento y de Kutxabank. La Parte Vieja que conocimos durante décadas está muriendo, está agonizando. La están matando entre instituciones, grupos inversores, grandes superficies y multinacionales. Y parece que a nadie le importa.

    El inicio de este despropósico coinicidió con mi 50 cumpleaños. Me entristeció profundamente y publiqué un largo escrito al que pertenecen las reflexiones anteriores en mi Facebook personal, y que podéis consultar también en el Facebook de Ondojan.com con fecha de 1 de agosto. Os invito a entrar en él como han hecho cientos de personas y a que deis vuestra opinión... ¡Que se sepa lo que piensa la gente!.

    Estúpido concienzudo

    La opinión de...

    Esencia de Vid

    La Ruta Slow

    Turismo gastronómico

    Burp...!

    Di... Vinos

    Arte líquido

    De la mar...

    Equilibrando

    Con las manos en la masa

    Lectura reconstituyentes

    premio-euskadi