Lunes, 16 Diciembre 2019
Libro IRUÑA inglés

ANGELITA ALFARO: SOLERA, SALERO... Y CARIÑO

ANGELITA ALFARO: SOLERA, SALERO... Y CARIÑO Imagen 1

 

No nos hemos podido resistir a hacer un homenaje en el titular de este artículo al título que usamos en el nº 102 de Ondojan.com, “La solera y el salero de Angelita Alfaro”, para presentar el último libro que había escrito entonces la prolífica cocinera, escritora y ama de casa. Además, nos consta, Angelita quedó encantada con la frase, así que qué menos que utilizarla en éste, un artículo mucho más cercano, íntimo y personal. Eso sí, hemos añadido la palabra cariño, pues eso fue lo que Angelita nos transmitió desde el momento en que franqueamos la puerta de su casa. Cariño que se extendió a los platos que nos preparó, a la conversación que nos ofreció y a todos los detalles que tuvo con no­sotros esta abnegada guisandera.

Una vida trabajando

Angelita Alfaro es una currante nata que lleva trabajando desde que tiene uso de razón. Nacida en Cervera del Río Alhama (La Rioja), captó la esencia de la cocina riojana de su madre, Francisca Vidorreta, “la señora Paca”, de ascendencia vasca, que era a la sazón la cocinera de los comedores escolares de Cervera. “Era cocinera de toda la vida” nos comenta Angelita “y todos los días se levantaba a las 6 de la mañana para dar de comer a más de 100 críos. Mi madre, humilde y trabajadora, es lo mejor que he tenido en esta vida”. También influyeron mucho en su arte sus tías, Aurora, Julia y Herminia que eran, en sus casas, unas grandes cocineras. 

ANGELITA esparragos rellenos 6186 OJ130

En cualquier caso, Angelita no ha ejercido como cocinera profesional. Su primera labor fue, como la de muchos vecinos de la zona, la de alpargatera. “Las primeras alpargatas las hice a los 7 años” y ya ni sabe cuántas habrá hecho. Angelita ha enviado alpargatas artesanas a incontables, famosos “hasta la Preysler salió en el Hola con mis alpargatas” nos cuenta. También ha enviado alpargatas a todos los papas que ha conocido, así como a reyes, príncipes y diferentes personas del mundo del arte y la farándula.

Con 17 años Angelita se vino a Pamplona por una breve gestión, conoció a su marido y decidió quedarse. Hasta ahora. En todo ese tiempo esta pamplonica adoptiva ha vivido en la Chantrea, y la vida, además de mucho trabajo, le ha dado dos hijos y dos nietos, “lo que más quiero en este mundo”.

Salto a escritora
ANGELITA cordero 6237 OJ130

Su hogar de la Chantrea ha sido el lugar donde Angelita ha pulido su cocina. Durante años y años, prácticamente todos los días ha dado de comer a su familia y a diferentes agregados e invitados que corrieron la suerte de ejercer de banco de pruebas de esta mujer que adora las verduras y productos de la huerta y el campo navarros y que tiene una mano especialmente delicada para las preparaciones tradicionales. Aun así, no fue hasta cumplir los 50 años que Angelita comenzó su andadura como escritora, a raíz de un curso de mecanografía que le permitió pasar al papel las más de 400 recetas que rondaban por su cabeza y presentarse con ellas en Ttarttalo, editorial donostiarra que editó su primer libro “La cocina de Angelita”, que resultó ser un best-seller. “Yo le hubiera llamado ‘Cocina vasca, riojana y navarra’ porque adoro las tres, pero así se quedó”. A partir de ahí, Angelita ha escrito más de 20 libros publicados por las más diversas editoriales (Anaya, Everest, El País, Txertoa...), libros en los que ha colaborado con gente tan variopinta como Mikel Urmeneta (Kukuxumuxu) o el mismísimo Forges

ANGELITA relleno 6239 OJ130

En los últimos 24 años la carrera en el mundo de la gastronomía de Angelita Alfaro ha sido meteórica: Un programa en Canal Cocina, intervenciones con Manuel Jiménez, Inés Ballester, Ana Rosa Quintana, Marta Elvira... así como participación personal en todos los eventos culinarios habidos y por haber en su entorno, pues Angelita es Madrina y embajadora del espárrago de Navarra, cofrade del Pimiento del piquillo de Lodosa, de la Alubia de Tolosa, del relleno de Villaba (plato que prepara divinamente), del Cuto Divino de Tafalla, del Aceite de Oliva de Navarra, del Salmón del Bidasoa... también ha ganado varios premios Gourmand e innumerables diplomas y distinciones.

Resultó todo un placer ser recibidos en su casa por Angelita Alfaro y disfrutar de su cocina casera, suculenta, elaborada “con ejundia y con chichi” como dice ella: Espárragos con vinagreta, Espárragos rellenos de bacalao, Relleno de Navarra, Menestra, Cordero al chilindrón, Carrilleras, Goxua... en pocas bodas habrán servido un festín como el que nos ofreció esta adorable y generosa cocinera que todavía tiene mucho que enseñar y aprender. ¡Larga vida a Angelita Alfaro!