Domingo, 05 Febrero 2023

TABERNA CAMPING OLIDEN: TRADICIÓN DEL NORTE... Y DELICIAS DEL ESTE

JAKITEA Gure Betiko Sukaldaritza

 

 

A veces la tradición y la cocina vasca de toda la vida surgen en lugares donde uno no se lo esperaría, como cuando acudimos el pasado mes de marzo al bar-restaurante del Camping Oliden de Oiartzun. El motivo de nuestra visita fue la llamada de Ibon, un oiartzuarra que nos invitaba a pasar a conocer la cocina de su pareja, Irina Stolyar, procedente de Ukrania y asentada hace años en Gipuzkoa.

Al poco tiempo nos personamos en el camping pensando que íbamos a degustar, principalmente, “platos de la Unión Soviética que no puedes probar en ningún sitio más” como anuncian en el folleto que han editado para promocionarse. Lo que no nos esperábamos era que además de esos platos, que ya de por sí deberían encender el interés de cualquier persona con un mínimo de curiosidad gastronómica, Irina nos iba a ofrecer todo un alartde de cocina tradicional vasca con platos dignos de cualquier cocinero o cocinera local.

El motivo de esta querencia por la cocina tradicional es que Irina, que cuenta con  una buenísima mano para la cocina ya sea del Este o de nuestra latitud, ha sido convenientemente puesta al día por su suegra, Anttoni, que se ha empeñado en enseñarle a elaborar los platos de toda la vida. Y como Irina es de las que se dejan enseñar fácil, le ha faltado tiempo para aprender los principios básicos de la cocina vasca.

 

Encuentro gastronómico oriente-occidente

Así, en el menú del día de Oliden, cuyo bar es de libre acceso sin necesidad de tener que estar alojados en el camping, podemos encontrar platos como el Borsch, una contundente sopa roja elaborada con zanahoria, remolacha, pimiento verde, berza, patata, tomate, costilla de cerdo y yogur griego, Embutidos ukranianos o Rollitos de berza rellenos de arroz y carne picada, platos típicos de la tierra de Irina, combinados con una Sopa de pescado clásica, unas Carrilleras al vino tinto tiernas y untuosas, un Bacalao con piperrada o una Tarta de queso a la manera de aquí. Es decir, que los amantes de la tradición que huyen de las aventuras culinarias tampoco se verán decepcionados.

OLIDEN 0112 w198Irina, además, no está sola en su labor y cuenta con la colaboración de su compatriota, Victoria Minkevych, más centrada en el mostrador y en la sala mientras que Irina, que confiesa no tener “ni idea” de barra, prefiere estar centrada en los fogones.

En nuestra visita pudimos probar y valorar las dos caras de la cocina de Irina, tanto la propia como la aprendida en Oiartzun, y comprobamos que domina ambas a la perfección. Nos encantaron, por originales y diferentes, los embutidos típicos ukranianos, rosados y más dulzones que los nuestros, que se sirven con pan borodino (de centeno) y una guarnición de rábano picante que recuerda al wasabi japonés, disfrutamos de la ensalada de queso azul y pera caramelizada con su maravilloso contraste de sabores, nos encantaron los suculentos rollitos de berza rellenos de arroz y carne, nos sedujo la potente sopa Borsch y nos terminó de encandilar la Costilla asada con salsa de ciruela y pasas. Nunca habíamos degustado la cocina ukraniana y podemos afirmar que lo que hemos conocido nos ha gustado mucho, además de una serie de postres típicos de dicha tierra como los “Cristales rotos”, un plato que pareciera creado por Joan Miró.

Eso sí, también nos encantó la Ensaladilla rusa, la riquísima Sopa de pescado, el Bacalao con piperrada, las Carrilleras tiernas y jugosas a más no poder, y la tarta de queso tradicional, y es que Irina, como decimos, tiene una muy buena mano para la cocina vasca.

A todo esto, además, hay que sumarle un trato excelente y profesional, así como la posibilidad, para los amigos de la birra, de degustar cervezas ukranianas y soviéticas que raramente pueden encontrarse en otros sitios así como, por supuesto, buen vodka. 

 

Piscina y terraza de verano

Oliden, además, resulta un lugar ideal para acudir a lo largo de este verano que acabamos de estrenar y que, esperamos, empiece en breve a ofrecernos días dignos de remojar el cuerpo y la mente. Así pues, quienes coman en Oliden pueden, abonando un suplemento de tres euros, hacer uso de la hermosa piscina del camping, que puede ser un plan ideal para familias con niños o, sencillamente, para quien quiera pegarse un buen chapuzón después de comer.

Además, Oliden cuenta con una estupenda terraza cubierta en la que podemos disfrutar de su oferta gastronómica o de otras opciones de pikoteo más informales como Croquetas, Calamares, Bravas, Alitas, Pizzas... lo dicho, nos encontramos ante uin local todo terreno que puede servirnos como objetivo ideal para una escapada veraniega... o varias !!

 

TABERNA CAMPING OLIDEN

Ctra. Errenteria-Irun, Km. 5,5 - OIARTZUN
Tf: 644 00 96 37 - 698 52 27 34