Lunes, 22 Julio 2024

RIOJA, BAJO EL PRISMA DE TIM ATKIN

RIOJA, BAJO EL PRISMA DE TIM ATKIN Imagen 1

 

Aclamado por unos, ninguneado por otros, el nuevo gurú del vino de Rioja siembra simpatías y crea igualmente desconfianzas por esa mala costumbre de decir las cosas claras, ser sincero y riguroso en sus opiniones y no tener pelos en la lengua. Eso sí, por mucho que algunos traten de rebajar su influencia nadie niega a estas alturas que el informe anual de Tim Atkin no deja indiferente a nadie.

TIM ATKIN wOJ231Todos los años, y van unos cuantos, el Master Of Wine británico Tim Atkin elabora su Informe o “Report” sobre los vinos de Rioja, toda una Biblia de 224 páginas en las que el prestigioso especialista clasifica y puntua cientos de vinos de esta región por la que siente una especial predilección. De hecho, el Informe de este año es un homenaje a su padre, Ronald Atkin, fallecido a principios de este año y con quien Tim Atkin compartía muchos momentos. Tal como publicó en su cuenta de Instagram en una emotiva dedicatoria, “Rioja era su estilo de vino favorito y tuve la suerte de compartir muchas botellas excelentes de la región en su compañía”.

También comenta Tim Atkin refiriéndose a Rioja: “A pesar de todos los problemas económicos y políticos de Rioja, los mejores vinos de esta histórica denominación siguen superándose a sí mismos. La diversidad y la calidad de lo que produce Rioja no tienen parangón”.

El entusiasmo que siente Tim Atkin por Rioja y sus vinos queda patente en el hecho de que para elaborar su informe ha catado nada menos que 1.332 vinos, centrándose en las 979 marcas que han obtenido 90 puntos o más. Para poner sus puntuaciones en contexto, considera  que entre 85 y 89 puntos equivalen a una medalla de bronce, entre 90 y 94 a una de plata y más de 95 a una de oro. De los 1.332 vinos catados este año, 128 (el equivalente al 9,6%) obtuvieron 95 puntos o más, frente a los 124 (8,3% del total) de su último informe, con lo que el experto se reafirma en que la calidad de los mismos va en aumento. 

Sus notas se dividen en tintos, blancos, rosados, espumosos y dulces por orden decreciente de puntuación. Cada vino cuenta con una breve nota de cata en la que Atkin trata de dar una impresión de sus aromas y sabores, así como alguna información sobre su origen. Este exhaustivo trabajo fue llevado a cabo mediante una labor de campo por todos los rincones de Rioja que le ocupó durante 21 días, labor para la que ha contado con la que es, desde hace sietea años, su mano derecha, la alavesa Marisa Velilla.. Atkin se deshace en elogios hacia ella subrayando que “una vez más me condujo durante más de 3.000 kilómetros por Rioja, organizó todas mis visitas y mantuvo mi ánimo alto”. Marisa también ha actualizado la lista anual de restaurantes, hoteles y bares de tapas que complementa el Report, que cuenta también con una gran cantidad de datos sobre Rioja e informaciones de gran interés para los amantes del vino y del Enoturismo. 

 Este informe, que fue presentado coincidiendo con una cata en Londres de vinos excepcionales de Rioja a la que acudieron 60 bodegueros para dar a conocer sus vinos a los consumidores y a los profesionales británicos del sector, puede ser adquirido en su web www.timatkin.com

 

Las 12 recomendaciones de Tim Atkin para mejorar Rioja

No se le escapa al especialista británico que Rioja cuenta con una importante losa para su desarrollo y su diversificación. Como indica el Master of Wine, “es cierto que hay un número importante de pequeñas bodegas en Rioja, sobre todo en Rioja Alavesa, pero los 27 mayores productores representan el 71,97% de las ventas, mientras que los 275 más pequeños sólo son responsables del 11,8%. No es de extrañar que los grandes tengan la sartén por el mango en Rioja”. Atkin recuerda también que el año que viene, en 2025, Rioja celebrará el Centenario de la creación de la D.O, la más antigua del Estado, aunque añade que “Es difícil predecir cómo mejorará el pronóstico de Rioja en los próximos 12 meses, en parte porque algunos de los actores más poderosos de la región parecen negar la gravedad de la situación (...) La cosecha de 2023, como las de 2013 y 2003, no será fácil de vender, ni siquiera a precios de saldo. Se rumorea que 36 bodegas y cooperativas están en apuros. Algunas de ellas cerrarán sus puertas antes de que acabe el año, pero este oscuro nubarrón puede tener un lado positivo.”

Ante estos y otros problemas, y consciente, en sus propias palabras, de que “los forasteros que proponen soluciones suelen ser tachados de ‘enemigos del Rioja’” Atkin propone 12 medidas que, en su opinión, “mejorarían la región y son más pertinentes que nunca”:

1. Trabajar juntos. Comprometerse. Escuchar otros puntos de vista. Incluir a todas las partes interesadas de la región. Rioja es más fuerte unida, sobre todo en tiempos de crisis.

2. Cambiar de una vez por todas el sistema de votación de la Asamblea General de la Organización Interprofesional del Vino de Rioja, que es ridículamente injusto, para que sea realmente democrático y no se base en el volumen, el número de hectáreas y un coeficiente que no refleja el precio real de mercado de las diferentes categorías de vino de Rioja.Reconocer que Rioja necesita un nuevo liderazgo, más joven y diverso, que incluya a más mujeres. La vieja guardia se ha quedado sin ideas.

3. Arrancar 10.000 hectáreas de viñedo en los próximos tres años para que la región produzca menos vino. Rioja necesita deshacerse de sus peores parcelas, no de las mejores, aunque éstas produzcan menos.

4. Los buenos viñedos que son propiedad de viejos viticultores sin hijos ni sucesión, y para los que no hay compradores dispuestos, deberían ser comprados por un fondo, posiblemente establecido con la ayuda de los gobiernos nacionales o regionales o de la Unión Europea, y distribuidos por debajo del precio de mercado a jóvenes viticultores y bodegueros. Rioja necesita futuras generaciones de ambos. Apoyarlas económicamente.

5. Hasta que se hayan eliminado esas 10.000 hectáreas, reducir los rendimientos permitidos a 6.000 kilos por hectárea o menos y aplicar nuevas medidas de destilación de emergencia para eliminar el exceso de vino de las cicatrices de la región. De lo contrario, ese vino acabará en el mercado y los precios seguirán bajando.

6. Catar rigurosamente los vinos baratos de gran volumen antes de lanzarlos al mercado y negar a los peores el sello de calidad de la DOCa pues dañan gravemente su imagen. 

7. Impedir que bodegas, incluidas cooperativas en dificultades, vendan vinos por debajo del precio de coste y multarlas por ello. 

8. Acabar con la sobreproducción fraudulenta, en la que la gente hace malabarismos con papeles para cultivar en exceso algunos viñedos y dejar sin vendimiar otros de menor rendimiento. Hay que perseguir a quienes trafican con vinos de fuera de la DOCa y prohibirles la entrada en la región.

9. Encargar un estudio detallado e independiente de los terruños de Rioja a una empresa como Timesis y establecer una pirámide de calidad similar a la de Borgoña, identificando los mejores Grands y Premiers Crus, así como los Village y los Generic. Pensar de arriba abajo, no de abajo arriba. Organizar catas que muestren los mejores vinos de la región.

10. Aprovechar el potencial turístico de Rioja. Hacer de Rioja una de las regiones vinícolas más visitadas del planeta. Otra Toscana. Ya que estamos, mejorar sus redes sociales. 

11. Ampliar la lista de uvas autorizadas en Rioja para incluir variedades históricas como Benedicto, Bobal y Calagraño y, teniendo en cuenta el cambio climático, pensar seriamente en la viabilidad futura del Tempranillo en algunas zonas de la DOCa. 

12. Cambiar las normas sobre la crianza en roble, especialmente la que obliga el uso de barricas de 225 litros para Crianzas, Reservas y Gran Reservas. Hablar menos de madera y más de procedencia y terruño. Hablar y celebrar la diversidad de Rioja.