Miércoles, 20 Octubre 2021

ASIER MARTÍNEZ: SI NO FUERA POR LOS PEQUEÑOS PRODUCTORES, TODO ESTO SE HUNDIRÍA

ASIER MARTÍNEZ: SI NO FUERA POR LOS PEQUEÑOS PRODUCTORES, TO ... Imagen 1

Ya es primavera en la Ribera Navarra, y en la parte más meridional de nuestra tierra primavera quiere decir espárrago, guisante, alcachofa, ajo tierno... la huerta explota y se viste de verde para combinarse con las zizas, las antxoas... todo lo bueno que nos trae esta estación en la que nos despojamos de mantos y abrigos y nos dejamos acariciar por los rayos del sol que nos renuevan por dentro y por fuera. 

 

ASIER MARTINEZ 9548No sé ustedes, pero en lo que a mi respecta, uno de mis mayores placeres llegada esta estación es descolgar el teléfono o abrir el Whatsapp, marcar el 636 411 345, número de Asier Martínez, propietario de los puestos 45, 46 y 47 del Mercado de Abastos de Tudela y pedirle que me mande una caja llena de verduras para pegarme tres o cuatro días de depuración interna. Vamos, volverme vegetariano durante 72 horas para dar la bienvenida como dios manda a la nueva estación.

Y es que, una vez se prueban, las verduras de Asier enganchan. No en vano el 70-80% del producto que vende este joven murchantino es verdura local, proveniente de pequeños productores de los pueblos de la Ribera. Y la proximidad y el mimo de los agricultores del entorno se nota en unas verduras que denotan frescura por los cuatro costados. Abrir una caja recién llegada del sur del viejo Reyno es un canto al color, al verdor, a la exhuberancia de la huerta navarra... son verduras que huelen a campo y saben a tierra (en el buen sentido de la palabra), nada que ver con las insulsas frutas y verduras de supermercado, puro campo en la boca.

Asier Martínez (Murchante, 1979) no es un novato en este campo. Además, de casta le viene al galgo pues ya su padre, Guillermo Martínez se había dedicado, al igual que sus antecesores, a cultivar el campo desde su más tierna infancia. Eso sí, Guillermo tuvo la oportunidad, a los 29 años, de hacerse con una tienda de ultramarinos a la que se dedicó en cuerpo y alma hasta que a los 63 años decidió, merecidamente, optar por la prejubilación. La tienda de Guillermo, en la que la fruta y la verdura eran los protagonistas indiscutibles, se diferenciaba de muchos comercios similares en que trabajaban casi exclusivamente con los agricultores del pueblo y los alrededores, una filosofía que fue premiada por una clientela que le fue fiel durante toda la vida. 

A finales del siglo XX los Martínez dieron el paso a Tudela y tuvieron, durante 15 años, una tienda en el barrio Lourdes llamada Frutas y Verduras Hermanos Martínez, y en 2012, cuando uno de sus proveedores dejó libre un puesto en el Mercado de Abastos ni lo dudaron. Hoy es el día en el que Asier se ocupa mañana y tarde de ese puesto, con la impagable ayuda de su mujer, Sonia Serrano, natural de Milagro con la que está casado desde el 2018, mientras que su hermano, Guillermo, se ocupa de la tienda familiar en su Murchante natal, localidad en la que sigue viviendo Asier.

 

La importancia de los productores 

ASIER MARTINEZ 1134465463400417 987152087856971776 oAsier tiene muy claro que su trabajo no sería lo que es si no fuera por los agricultores que le proveen de las mejores frutas y verduras. “Si no fuera por ellos, por los pequeños productores” afirma Asier, “esto se hundiría. No podría haber almacenes, ni tiendas, ni el Mercado de Abastos... yo, al menos dependo totalmente de los pequeños productores. Hay que tener en cuenta que hay algunos momentos a lo largo del año en los que hay verdaderas dificultades para conseguir ciertos productos... y si no los consigues estás muerto. Por suerte, en mi caso, tengo un montón de gente en los campos, amigos de mi padre, familiares... un montón de agricultores de todos los pueblos de la Ribera: Ablitas, Fustiñana, Tulebras, gente de la Mejana, particulares de Milagro, Cadreita... al cabo de los años vas sumando gente y buenas relaciones, intentas mejorar, conseguir cada vez mejor producto, evolucionas a la vez que ellos y lo que te digo, si no fuera por ellos no seríamos nada”.

Eso sí, hay quien puede pensar que la parte más dura del trabajo es, precisamente, para estos productores mientras que Asier se limita a recibir y mover la mercancía. Nada más lejos de la realidad ya que, según afirma nuestro amigo, “el trabajo en una frutería es algo muy duro. Para empezar, hay que madrugar y meter un montón de horas, ya que los proveedores acuden o hay que acudir a ellos a lo largo de todo el día, en algunos casos muy temprano. Y luego, es un trabajo físicamente muy duro. Hay que mover y cargar sacos, cajas, colocar el puesto, recogerlo... En un día fuerte en plena feria de las verduras en un fin de semana hay que manejar casi 1.000 kilos de espárragos y cerca de 500 docenas de alcachofas, y mover y gestionar todo eso conlleva un gran esfuerzo físico. Por no hablar del esfuerzo mental cuando hay problemas de suministro o escasez de algún producto y hay que coordinarse con mil productores, moverte de pueblo en pueblo... es un trabajo mucho más duro de lo que parece.

 

Los efectos de la pandemia 

Preguntamos a Asier por la situación actual, convencidos de que la pandemia, como se traslada en medios de comunicación, ha sido beneficiosa para la gente que trabaja productos naturales y de proximidad. Asier no niega que no han dejado de trabajar y que han tenido una buena temporada, pero las circunstancias actuales también han traído una serie de dificultades. “Quieras que no”, nos comenta Asier, “una parte de nuestro trabajo va dirigido a bares y restaurantes, y ahí es donde más se han notado los efectos negativos de la pandemia. Han pasado meses cerrados, y cuando han abierto lo han hecho a medio gas, y eso se ha notado en las ventas. También se ha notado mucho los particulares que ya no salen, principalmente personas mayores, y todas las personas que venían con los viajes del Imserso, que acostumbraban a pasar por el mercado y llevarse mucha verdura. Hay que tener en cuenta que cuando llegan las temporadas buenas, estas verduras atraen a mucha gente de fuera. Yo conozco a gente de Barcelona que venía desde allí hasta Murchante en un solo día, haciendo 700 kilómetros, compraban un montón de verdura a particulares con los que ya tenían trato, comían en el García y se volvían a casa, todo en la misma jornada. Eso, por supuesto, se ha terminado”.

Los momentos más surrealistas de toda esta situación los vivió Asier durante los días del confinamiento. “Recuerdo que terminabas de trabajar por la tarde, recogías el puesto, salías a la calle y no andaba nadie, sólo se oía a los pájaros... o un día que nos tocó llevar un pedido aquí a Las Claras en Tudela y no andaba absolutamente nadie... me recordaba a la película de Will Smith, la de “Soy Leyenda”.

Lo que sí ha aumentado son los envíos por correo. Es una tendencia que va a más y la pandemia lo aceleró, sobre todo a raíz del confinamiento. En este campo, Asier admite que han cambiado mucho las cosas. “Antes había algunas temporadas concretas de envíos, principalmente Navidades, la época del espárrago, de abril a junio y la época del tomate. Ahora todo el año hay que preparar envíos y es algo que da mucho trabajo. Nos hemos tenido que organizar y ahora intentamos coger los pedidos de jueves a sábado al mediodía y hacer los envíos de lunes a miércoles, para que la gente reciba las verduras en la misma semana en la que se envían. La verdad es que en este sentido nos ha cambiado mucho el trabajo... no veas lo agusto que cogimos las vacaciones el año pasado...” ríe. 

 

Tiempo de espárragos... y de muchas más verduras 

ASIER MARTINEZPara terminar, preguntamos a Asier sobre qué verduras dispone en este momento y cuáles son las más recomendables. Por supuesto, el rey ahora es el Espárrago, que lo vende a 7,95 el kilo (un chollo si somos conscientes de lo que cunde un kilo), pero tenemos muchas otras opciones. “Todavía hay y habrán durante unas semanas algunas verduras de invierno como la alcachofa, de Tudela por supuesto, o la borraja, que a la que hay ahora se le llama ‘la chata’, es más escarchada, aguanta más el frío y es la mejor en cuanto a sabor. También es tiempo de achicoria, que puede comerse el cogollo en ensalada y las hojas cocidas. Es una verdura sorprendente, para mí una de las mejores que tenemos aquí”.

Cuando coge carrerilla, Asier no para, y es un placer oírle hablar de sus verduras, por las que siente, a pesar de ser su trabajo y muchas veces su preocupación, auténtica pasión: “Tenemos ahora también espinacas, que están ideales en tortilla o hervida con ajicos y panceta, queda todavía algo de cardo rojo de Ágreda que cocido está buenísimo y en ensalada todavía mejor, y también con los calores ya se nos están yendo la berza, la coliflor, el brócoli... que han estado buenísimos. Entran ahora las habas, los guisantes, la vaina, los tirabeques, la rabaneta... e incluso ya empieza algo de tomate bueno. Todavía de invernadero, claro, pero ya empieza a haber”.

Y, por supuesto no podemos olvidar algunas verduras que se encuentran todo el año y que, además, raramente encontramos en nuestro entorno. Llaman la atención, por ejemplo, los ajos tiernos, de un tamaño considerable, a veces casi tan grandes como los puerros, que se venden por manojos y suelen tener un sabor espectacular, ideales para se comidos fritos sin más o para preparar todo tipo de salsas y salteados, así como los cogollos de Tudela, disponibles todo el año, con una calidad y una tamaño como no encontraremos en ninguna frutería de nuestro entorno y mucho menos en los supermercados y los hipermercados. Y todo el año, por supuesto, están disponibles la lechuga blanca, las acelgas, que también resultan espectaculares las cultivadas en la Ribera, por no mencionar otros productos difíciles de encontrar fuera de Navarra como la cebollica tierna, pequeña o gorda, o curiosidades como las Olivas Negralas. “Esto nos lo prepara Timoteo, de Ablitas. Son unas aceitunas que las cubren con sal gorda y las ponen en hielo durante un mes... el resultado es un producto espectacular”.

Sin duda, hablar con Asier Martínez y hacerse la boca agua es todo uno. Por nuestra parte, solo nos queda agradecerle su labor en defensa de los productos y los productores de su tierra, así como todos los consejos que nos ha proporcionado y los productos que nos ha dado a conocer. Y a nuestros lectores, ya sean particulares o tengan un bar o restaurante, como comentamos al inicio de este artículo, les recomendamos marcar sin miedo el 636 411 345 y ponerse en manos de este joven entusiasta de los productos de la huerta para hacer un buen pedido de verduras de la Ribera. Seguro, pero seguro que no se arrepienten. 

 

 

ASIER MARTÍNEZ
Distribuidor de verduras de la Ribera Navarra

Mercado de Abastos de Tudela, puestos 43-45
Tudela (NAVARRA)
Tf y Whatsapp 636 411 345