Miércoles, 22 Mayo 2024

EL “CALORET”

¡Pues ya nos plantamos en verano, oye!  En nada, ya estaremos ocupando las terrazas cual manada desbocada por la pampa argentina, con ganas de pillar moreno, y de disfrutar de una buena cerveza en nuestro local favorito. Pero este local tiene que tener en cuenta ciertas cosas, también los que compráis cervezas artesanas: la cerveza artesana es un producto delicado que hay que intentar mimar para que esté en las mejores condiciones cuando queramos consumirla.

El calor es uno de los peores enemigos de la cerveza, sobre todo de la que no se ha pasteurizado ni filtrado, pues la levadura de su interior puede darnos una sorpresa y estropearnos nuestro brebaje.

Siempre que se pueda hay que guardarla en la nevera, si no es el caso, en el sitio más fresco de la casa; ya que si supera los 25 ºC durante un tiempo largo, podemos tener problemas con la evolución de la cerveza y encontrar malos sabores y aromas, aparte de una gasificación desagradable.

Es importante mantener la cerveza de pie, para que el poso de la levadura se quede abajo de todo, de forma semi-solida, y así podamos evitar añadirlo al servirlo en nuestra copa cervecera.

Y también hay que intentar no tenerla expuesta a mucha luz, ya que se puede ocasionar una cierta oxidación del color y sabor. Si la puedes guardar en su caja, mucho mejor.

Así que este verano, cuando compres cerveza artesana procura guardarla siguiendo estos pasos, seguro que el resultado será bueno, y si no te da tiempo a guardarlas ¡mejor que mejor!

Para esta temporada de “caloret” os recomiendo probar; la Indian Pale Ale Citra de la londinense The Kernel, con aromas a fruta tropical y color anaranjado, dulce en el primer instante que pasa a ser amargo justo al final del trago.

Y la Mugalari, una American Pale Ale de los Bidassoa Basque Brewery, cerveza muy equilibrada, con notas a cítricos y pino, color ámbar muy atractivo y un sabor permanente.

+ ARTÍCULOS RELACIONADOS